lunes, 22 de octubre de 2012

Estoy pensando en vos. Gran parte del día pienso en vos. Pienso en todo lo bien que me hiciste y en todo lo que estamos perdiendo.
Duele. Duele no saber de vos, no saber si voy a volver a ver esos ojitos o a sentir el calor de tu abrazo. Duele no saber si estás bien o mal, si sos feliz.
Duele perderte.
Nunca antes en mi vida me sentí tan "entera" ante una pérdida. Y no es porque te quise menos, sino porque te amé más. Porque me enseñaste muchas cosas. Me enseñaste a ser yo, a querer de verdad, a sentirme querida y deseada. Me enseñaste a ser feliz.
No sé en qué momento perdimos todo lo que teníamos. Tampoco sé si lo vamos a volver a tener. Sólo sé que jamás voy a volver a ser una "conchuda" porque lo que más me enseñaste es a ser buena persona. Como vos.
Si di todo lo que di fue porque así lo sentí. Te amo.

Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario